El Período Jurásico

Cuando la gente piensa en el Periodo Jurásico, que ocurrió hace entre 200 y 145 millones de años, a menudo piensa en los dinosaurios ¿cómo no hacerlo? Después de todo, este período de tiempo fue la Era de los Dinosaurios. Sin embargo, los dinosaurios no fueron las únicas criaturas que evolucionaron, prosperaron y vivieron o murieron en este punto en la escala de tiempo geológico. Otras criaturas continuarían evolucionando y las que no se extinguieron entrarían en el siguiente período listas para competir.

Para cuando este período había comenzado, el supercontinente Pangea ya había comenzado a dividirse en dos supercontinentes separados, uno al norte y otro al sur. El del sur se llamaba Gondwana y el del norte Laurasia. El efecto que esta división tuvo en la vida terrestre fue nada menos que asombroso. Con dos supercontinentes, en lugar de uno, había más costas en las que la vida podía evolucionar. También hizo que el interior de los continentes fuera más húmedo y mucho menos árido. Esto permitió que los animales dominantes pasaran de los arcosaurios cocodrilos y dinosauromorfos a los dinosaurios solos.

Clima del periodo jurásico

La evidencia indica que las temperaturas en la Tierra eran más ecuánimes en el período Jurásico que en la actualidad. Las zonas templadas probablemente experimentaron un clima que se parecía más a los climas subtropicales y tropicales actuales. La ausencia de capas de hielo en las regiones polares sugiere que el clima en esa zona era templado. 

Fauna del jurásico

Los dinosaurios no fueron los únicos animales que dominaron la tierra, el mar y el aire. Los océanos estaban llenos de ictiosaurios, amonitas y cefalópodos. Y los primeros mamíferos, que no más grandes que las ratas, aparecieron por primera vez, pero tendrían que esperar a la extinción de los dinosaurios al final de este período y al principio del siguiente antes de poder tener una buena base ecológica.

En última instancia, los dinosaurios se convertirían en aquello por lo que se conocía el periodo jurásico y con razón. Los reptiles durante este tiempo habían logrado superar los problemas que habían impedido que los anfibios desarrollaran fortalezas biológicas que les permitieran dominar. Los reptiles tenían grupos musculares avanzados que trabajaban sobre esqueletos osificados y eran capaces de poner huevos amnióticos. Esto les permitió vivir en tierra exclusivamente y no tener que dividir su tiempo entre una existencia terrestre y una marina.

dinosaurios en el jurasico

Los saurópodos fueron algunos de los grandes dinosaurios que dominaron este período de tiempo. Tenían cuellos largos que estaban balanceados por largas colas y eran cuadrúpedos herbívoros. Algunos de ellos también crecieron hasta alcanzar un tamaño enorme. Especialmente el Braquiosaurio, que podría tener más de 26 metros de largo y mas de 30 toneladas de peso. Estos animales también tuvieron mucho éxito. De hecho, se pueden encontrar en todos los continentes, con la excepción de la Antártida.

Los herbívoros relativamente pacíficos tenían que competir con los dinosaurios carnívoros, principalmente, criaturas como el carnosaurio, el alosaurio y el tiranosaurio rex, que evolucionó más tarde. La mayoría de los grandes dinosaurios carnívoros se alimentaban de los herbívoros, pero algunos como el estegosaurio y el braquiosaurio, puede que hayan sido presas no tan fáciles, estos herbívoros eran demasiado grandes. Probablemente tuvieron que cazar a los jóvenes, a los enfermos o a los miembros más débiles de estas grandes especies.

Los océanos del Periodo Jurásico estaban dominados por una variedad de reptiles marinos y peces. Entre ellos se encontraban los pliosaurios, plesiosaurios, metriorrínquidos

y teleosáuridos. Sin embargo, estos no eran los únicos animales marinos, también habían moluscos, como los rudistas y belemnites. Un número de tortugas vivían también en los lagos y ríos de esta época, como las Australochelys, Condorchelys, Eileanchelys, Kayentachelys y Bashuchelys.

Flora del periodo jurásico

Un gran número de coníferas existieron y florecieron durante este tiempo. Algunas de las más comunes habrían sido la Taxodiaceae, Araucariaceae, Podocarpaceae, Cephalotaxaceae, y Pinaceae. Los helechos arborescentes, ginkgos y palmeras también fueron comunes durante este período.

La evidencia fósil de helechos y algunas coníferas en los polos, sugiere que el clima en estas regiones era mucho más cálido durante el período Jurásico que en la actualidad. La amplia distribución de ciertas especies de helechos prehistóricos a través de muchas latitudes respalda las afirmaciones de que no existía una disparidad de temperatura tan grande entre el ecuador y las regiones polares como la que existe hoy en día. La diversidad de helechos, palmeras y coníferas en el período Jurásico muestra que el clima debe haber sido cálido y húmedo.

Los mamíferos continuaban diversificándose

Otra característica particular de este periodo, es que pese al dominio de los grandes reptiles, los mamíferos no habrían frenado su expansión. Hubo diversificación y evolución, pero no seria hasta el final del periodo cretácico luego de una extinción masiva, que tendrían realmente la oportunidad de expandirse y evolucionar en muchísimas especies.

Los mamíferos que proliferaron en este periodo, si bien no fueron pocos, el tamaño de estos era bastante pequeño en comparación al de los reptiles. Algunos de los mamíferos que vivieron durante este tiempo incluyen Brancatherulum, Castorocauda, Hadrocodium, Docodontidae, Pseudotribos, Shuotherium, Sineleutherus, Volaticotherium, Amphilestes, Kuehneodon, Plesiochoffatia, Docodon, Fruitafossor, Tinodontidae, Docodontidae y Juramaia.

El final de este período estuvo marcado por el evento de extinción del Jurásico-Cretáceo. Este evento de extinción mató a algunos de los dinosaurios y a algunas otras especies en ese momento. Sin embargo, sólo se considera un evento de extinción menor. Abrió nichos ecológicos que permitieron el florecimiento de una serie de especies en el cretácico.